Cuidados del Sphynx

Temperatura: Como carecen de pelo, los sphynx son gatos de por sí frioleros y por ello necesitan mantener una temperatura elevada, si no podrían resfriarse. Ellos, por su parte, procurarán estar siempre calentitos, así que buscarán el calor debajo de las mantas, encima de los radiadores, etc.

Alimentación: Para poder mantener la temperatura corporal, los sphynx comen bastante y el pienso habrá de ser de alta calidad, de lo contrario, no obtendrán ni los aportes ni la energía necesarios, ya que pierden mucho calor a través de su piel.

Cuidados de los SphynxAseo Personal: Cada sphynx es un mundo, y por esta misma razón unos se manchan más que otros. Si a un sphynx se le limpia constantemente, lo único que se conseguirá con ello es que genere más grasa y lógicamente tenderá a estar más sucio. De todos modos, este suele ser un error común. Para evitarlo, y para que siempre estén limpitos, se les dará un baño cada 4 o 5 semanas con un gel neutro y esponjita de bebé. Pero en caso de tener que asearle con mayor frecuencia, entonces se utilizarán toallitas de bebé sin alcohol, para no irritar su piel. Otro de los cuidados a tener en cuenta, tiene que ver con sus orejas. Estas, se les ensucian frecuentemente con una cera negra. Para eliminar la suciedad, hay que utilizar los productos adecuados para la higiene de los oídos y limpiar su interior con mucho cuidado de no ocasionar ningún daño en el pabellón auditivo. También están los ojitos, que se limpiarán con una toallita de bebé, cuando veamos alguna legañita. Por último, sus uñas, que se llenan de una grasilla y se les forma una capa negra alrededor; también las uñas se limpiarán de vez en cuando con toallitas de bebé.

No obstante, cuando tengáis un sphynx, ya veréis cómo vosotros mismos iréis aprendiendo a saber cuáles son sus necesidades, puesto que, como ya he dicho, cada ejemplar es un mundo.